Corrupción, estafa y fraude son sólo algunos ejemplos de las formas actuales de criminalidad económica.

Este tipo de criminalidad perjudica en alto grado a los consorcios y a toda la sociedad.

Los delitos económicos pueden producir enormes daños financieros, pero también un considerable perjuicio a la imagen, no sólo de la empresa afectada, en determinadas circunstancias también de todo un sector o ramo económico.

Por eso el Grupo Talanx desea actuar de forma activa contra la criminalidad económica y sus efectos negativos y defender una cultura económica de integridad aunando fuerzas.